A las seis de la mañana

A las 6 de la mañana
los bostezos son moneda corriente.
La oficina se despereza conmigo
el café se sirve casi solo
y el olor de los diarios
me pega una cachetada estrepitosa.
A las 6 de la mañana la gente se está levantando
algunos, no todos
hay otros
que se dan vuelta y siguen de largo.
A las 6 de la mañana
las panaderías inventan aromas
el frío se siente en la calle
la sombra todavía gobierna
algunos trasnochados salen de los bares
y esperan taxis con caras adustas...
las almohadas, aplastadas,
piden franco a gritos
y algunas frazadas esperan
que las aireen ansiosas.
A las seis de la mañana
Marcos prepara el mate
Juan Manuel se está acostando
y Andrés a veces también...
Fede espía con un ojo
Paula se levanta y sale
la abuela desayuna en la cocina
mientras Tita está en el quinto sueño.
Yo me peino en el baño del laburo
como queriendo arreglar ese desmadre...
Caro duerme sobre su teclado
y Juliana empieza a despabilarlo.
El subte A empieza su feroz recorrido
las oficinas públicas dicen minga
y el bullicio de las calles del centro
asoma por el asfalto amenazante.
A las seis de la mañana ya es hora
de mirar el despertador de reojo
bajar el botoncito de un golpe
darse vuelta y soñar con vacaciones.
Es la hora de las noticias
de las voces que despiertan
de la gente que no quiere
de los noctambulos que mueren.
A las seis de la mañana
muchos buscan un abrazo
otros tocan a su lado
y palpan la ausencia sorprendidos
a las seis de mañana
es la hora del olvido
de la hormiguita viajera
del insomnio desmedido
trepando por las sábanas
impiadoso y resentido.
A las seis de la mañana
el día quiere ser día
la noche dice hasta luego
el alumbrado público dice basta
yo cargo las noticias
para que otros las lean
y sueño con mi cama
allá lejos en mi casa...
Miguel pide la cuenta
Pablo vuelve y descansa
el Gallego prepara el elíxir
de la discusión tan esperada
si River perdió otro punto
si Cristina será presidenta
si vuelven a subir los impuestos
si Alonso ganó la carrera.
A las seis de la mañana
el mundo ensaya su nueva obra
a las seis de la mañana
el tiempo apremia, la fiaca sobra
a las seis de la mañana
el mundo sabe, llegó la hora.

9 comentarios:

hombretresx dijo...

Son las 3am desde ese fono hasta este horario he leido post tras post, blog uno tras otro.
El mejor ha sido el tuyo.
Objetivamente.

Gracias!
Una belleza

hombretresx dijo...

que le parece un toque de color, doña?
de a poquito, claro.
Besos

Marcos J. Zapata dijo...

Gracias por nombrame. Si supieran que me levanto a las 3 A.M. para preparar el mate de las 6 A.M.

Delirius Jeje Je dijo...

Un nuevo día comienza... aprovechénlo como si fuera el último...

Salu2

Kukilin dijo...

¡Qué bonito Lalita! ¡Me encantó este post! ¡Yo? A las 6 de la mañana, todavía no dormí, por emperrarme en la compu y lo más positivo es que salí triunfante del desafío.
Besitos hermosa.

Lalita dijo...

hombretresx: muchas gracias caballero. Con respecto al color... ya veremos

Marcos: jajaa! madrugás más que yo, lo sé! igual un aplauso para esos mates!!

delirius: eso haremos!!! gracias x pasar

kukilin: muchas graciasss!!! la verdad, siempre fui una noctámbula... si no trabajara tan temprano a la mañana también me dormiría a las seis!! besotes

German Navas dijo...

Che, me encantó!!! Buenísimo, y pensar que yo a las 6 A.M. me encuentro habitualmente durmiendo. Qué pérdida. Intentaré levantarme algún día a esa hora para comprobar si es cierto todo lo que decís. Felicitaciones. Ger.

Lalita dijo...

german: jaja gracias! viste? es fabuloso todo lo que pasa... igual... tampoco es cuestión de que madrugues por deporte... vos que podes dormiiiiiiiii

Max dijo...

Me parecio fascinante la prosa con que escribiste esto....a la 6 de la mañana pasan tantas cosas!!!!!
Me veo reflejado...en algún trasnochado :-P

Besos!