Un poco de Drexler

No hay rincón en esta casa
que no te haga regresar.
Cada grano de memoria,
y la casa es un arenal.
Fui a tus playas por el día
y allí me quedé dos años.
Fui lamiendo tus heridas,
fuiste dándome un remanso.
A la sombra de tu luna
se acunó mi corazón,
se borraron mis arrugas,
mi casa se iluminó.
Germinaron más canciones
de las que yo merecía,
se paró el reloj de arena,
730 días.

4 comentarios:

hombretresx dijo...

no hay derecho. Esta canción es para lastimarse.
Y cuanto me gusta...
la puta madre!

Jeju dijo...

es como una cuchara de esas para hacer bochas de helado, pero sacandote cachos de corazón... no?

Lalita dijo...

Sí gente, esta canción es un pañuelo lleno de mocos...
Pero está bárbaraaa...!!

Julián dijo...

siempre viene bien un poco de drexler...