Nostalgia del Reino

¿Qué es en el fondo esa historia de encontrar un reino milenario, un edén, un otro mundo? Todo lo que se escribe en estos tiempos y que vale la pena leer está orientado hacia la nostalgia. (…)

Puede ser que haya otro mundo dentro de éste, pero no lo encontraremos recortando su silueta en el tumulto fabuloso de los días y las vidas, no lo encontraremos ni en la atrofia ni en la hipertrofia. Ese mundo no existe, hay que crearlo como el fénix. Ese mundo existe en este, pero como el agua existe en el oxígeno y el hidrógeno, o como en las páginas 78, 457, 3, 271, 688, 75 y 456 del diccionario de la Academia Española está lo necesario para escribir un cierto endecasílabo de Garcilaso. Digamos que el mundo es una figura, hay que leerla. Por leerla entendamos generarla. ¿A quién le importa un diccionario por el diccionario mismo? Si de delicadas alquimias, osmosis y mezclas de simples surge por fin Beatriz a orillas del río, ¿cómo no sospechar maravilladamente lo que a su vez podría nacer de ella? Que inútil tarea la del hombre, peluquero de sí mismo, repitiendo hasta la náusea el recorte quincenal, tendiendo la misma mesa, rehaciendo la misma cosa, comprando el mismo diario, aplicando los mismos principios a las mismas coyunturas. Puede ser que haya un reino milenario, pero si alguna vez llegamos a él, si somos el, ya no se llamará así. Hasta no quitarle al tiempo su látigo de historia, hasta no acabar con la hinchazón de tantos hasta, seguiremos tomando la belleza por un fin, la paz por un desideratum, siempre de este lado de la puerta donde en realidad no siempre se está mal, donde mucha gente encuentra una vida satisfactoria, perfumes agradables, buenos sueldos, literatura de alta calidad, sonido estereofónico, y por qué entonces inquietarse si probablemente el mundo es finito, la historia se acerca al punto óptimo, la raza humana sale de la edad media para ingresar en la era cibernética. Tout va très bien, madame la Marquise, tout va très bien, tout va très bien.

Por lo demás hay que ser imbécil, hay que ser poeta, hay que estar en la luna de Valencia para perder más de cinco minutos con estas nostalgias perfectamente liquidables a corto plazo. Cada reunión de gerentes internacionales, de hombres-de-ciencia, cada nuevo satélite artificial, hormona o reactor atómico aplastan un poco más estas falaces esperanzas. El reino será de material plástico, es un hecho. Y no que el mundo haya de convertirse en una pesadilla orwelliana o huxleyana; será mucho peor, será un mundo delicioso, a la medida de sus habitantes, sin ningún mosquito, sin ningún analfabeto, con gallinas de enorme tamaño y probablemente dieciocho patas, exquisitas todas ellas, con cuartos de baño telecomandados, agua de distintos colores según el día de la semana, una delicada atención del servicio nacional de higiene, con televisión en cada cuarto, por ejemplo grandes paisajes tropicales para los habitantes del Reijavik, vistas de igloos para los de La Habana, compensaciones sutiles que conformarán todas las rebeldías, etcétera.

Es decir un mundo satisfactorio pare gentes razonables.

¿Y quedará en él alguien, uno solo, que no sea razonable?

En algún rincón, un vestigio del reino olvidado. En alguna muerte violenta, el castigo por haberse acordado del reino. En alguna risa, en alguna lágrima, la sobrevivencia del reino. En el fondo no parece que el hombre acabe por matar al hombre. Se le va a escapar, le va a agarrar el timón de la maquina electrónica, del cohete sideral, le va a hacer una zancadilla y después que le echen un galgo. Se puede matar todo menos la nostalgia del reino, la llevamos en el color de los ojos, en cada amor, en todo lo que profundamente atormenta y desata y engaña. (…)

Rayuela
Julio Cortázar
Capítulo 71 (Fragmento)

13 comentarios:

MAYA dijo...

En esta vida tenemos la suerte y la desgracia de compartir mundos inimaginables. Algunos, rebuscan pasados, otros se escabullen de un presente con coyunturas algunas veces aburridas y por último los más audaces se atraven a predecir el futuro, algo que para la mayoria le resulta fácil. Sólo hay que negar lo que se tiene al frente y lo que nos permite tener piso. La nostalgia es un estado al cual el ser humano apela para sentirse ser humano, en vista que el mundo que hoy tenemos no es lo humano que quisieramos. Cortazar reniega de los laberintos y de sus propios fantamas, los mismos que hoy nos persiguen con más frecuencia.

Un abrazo Lalita, ha sido un gusto visitar tu espacio.

Maya

ElPoeta dijo...

Inefable Cortázar, Lalita amiga. Qué bellos recuerdos me trae esa portada y esas palabras de "Rayuela"... Un beso,
V.

reina imposible dijo...

Te pasaste! Me trajiste al hoy algo del pasado leido. Y nada yo comparto mundos.
un abrazo
reina imposible

Lalita dijo...

maya: la nostalgia del fin de siglo... como diría una banda mexicana que me gusta! seremos una generación de nostálgicos? yo me siento condenada a la nostalgia... es que todo cambia tan rápido que no nos da tiempo a extrañar... pero algunos todavía nos resistimos. Cortázar zafó de estos tiempos...
muchas gracias por pasar! ya voy a visitarte, espero que sigas viniendo!! besos

poeta: esa portada!! es exactamente la de la edición que yo tengo. la encontré en una feria callejera de remate una vez... y es uno de mis libros más preciados...

reina: compartimos un mundo. a pesar de todo, de la fragmentación, de la compartimentación, del fin de las ideas y de la soledad post moderna, existe un mundo que aun todos compartimos.... espero!

Roky Rokoon dijo...

la verdad no lo he leido, pero lo que escribiste es realmente hermoso , la nostalgia no se mata,dice en un momento, y creo que es verdad,

Celeste dijo...

"Digamos que el mundo es una figura, hay que leerla. Por leerla entendamos generarla."

No he leído Rayuela, aunque está en mis manos. Su magia me ha llegado por capítulos de aquí y de allá, como el caso de este fragmento del capítulo 71. Es un libro definitivamente mágico.

Ahora bien, quiero compartir contigo, a cambio esto:

"Allí tuve por primera vez una intuición que me sigue persiguiendo (refiriéndose al libro Los Premios)... Es la noción de lo que yo llamo figuras. Es como el sentimiento -que muchos tenemos, sin duda, pero que yo sufro de una manera muy intensa- de que aparte de nuestros destinos individuales somos parte de fuguras que desconocemos. Pienso que todos nosotros componemos figuras. Por ejemplo, en este momento podemos estar formando parte de una estructura que se continúa quizás a doscientos metros de aquí, donde a lo mejor hay tantas otras personas que no nos conocen como nosotros no las conocemos. Siento continuamente la posibilidad de ligazones, de circuitos que se cierran y que nos interrelacionan al margen de toda explicación racional y de toda relación humana" Julio Cortázar (Cita de Andrés Amorós en una introducción a Rayuela).

Tú citaste este fragmento del capítulo 71 de Rayuela, con tus motivos, con tu inspiración, con tu propia verdad... ¡mira todo cuanto moviste!

¡Suspiro! (Y eso que aún no lo leo)

Beso celeste.

Celeste dijo...

Ah! y Drexler... Uff! Hace poco estuve en su concierto aquí en Caracas...

Es un milagro ese hombre!

;)

Amly dijo...

Y yo que leyendo interesado la Rayuela no la supe comprender..encontrarle la esencia..la magia...me faltará un gene?

kukilin dijo...

Cortazar, un maestro de la literatura; Rayuela, fue unos de los tantos libros recomendados por mi esposo, hace ya mucho tiempo, recordar ese capitulo, me lleno de beneplácito. ¡Gracias por la publicación! Y los buenos recuerdos.
Te abrazo con mucho cariño.

El Ornitorrinco dijo...

Tengo ganas de dormirme, pero si me duermo voy a seguir teniendo sueños raros, el otro día me desperté y me faltaba una pierna, después del horror (pensé que me iba a dar un infarto) me desperté de verdad y mi pierna estaba en su lugar correspondiente.

Saludos...

Burbuja dijo...

como me gusta cortazar!!
amo como escribe, los recursos q usa, es iomposible no sumergirse en sus libros...
hermosas palabras niña!
besotes!

Leo dijo...

eeeehhh.....posteate algo a nivel del mechanic...¿quien es este cortazar?..

Lalita dijo...

roky: leelo! es imperdible

celeste: muchas gracias por lo que escribiste. es fantástico y real. por favor, no dejes de leer ese libro... es uno de los grandes, y es para leer toda la vida. besos

amly: no no, no desistas. yo lo lei por primera vez a los 12 creo. no lo entendí. volvi muchas veces sobre mis pasos. y cada vez que lo leo descubro algo nuevo...

kukilin: me alegra que te haya gustado. besosss!

ornitorrinco: el mundo de los sueños no siempre es placentero, pero dice mucho de nosotros, de lo que fuimos, somos y quisiéramos ser. el que dijo que durmiendo se puede escapar no sabe lo que dice... un sueño es la realidad con formas imposibles. gracias x pasar.

burbuja: es fabuloso!! gracias!

leo: cortazar es un tipo medio demente que escribio un par de libros... te lo recomiendo.