31

En la corrida diaria ya no me detengo a pensar. Se volvió un ejercicio obsoleto, así como la lectura y la pausa. Ahora sigo por inercia, bajando la cuesta sobre ruedas y sin freno. Mis palabras se quedaron huérfanas de madre, y mis recuerdos reclaman atención pateando paredes y puertas.
Cada vez la lista de pendientes es más larga. Y allá abajo de todo quedó lo mío, lo más mío.
Siempre soñé con esto, pero no lo imaginé de esta forma.
¿Esto realmente quería? ¿esto era lo que deseaba?
La vida es esférica como el mundo. Detrás del horizonte siempre hay más deseo, y ahora veo que -por gracia divina- nunca se llega a la meta.

4 comentarios:

Oscuro dijo...

no está mal no llegar nunca a la meta, lo importa es tener siempre alguna :)

Marcos dijo...

Tenes que editar un libro con tus pensamientos. Estan muy buenos.

ricardo dijo...

seguis descalza?

Rebecca dijo...

hola Lalita,
vengo por esta razón: Te vi en un blog amigo que haces en su blog o en un post publicado por ese amigo enlaces que me dirigieron a tu blog, en este blog aparecen diferentes enlaces tuyos de diferentes entradas o posts publicados por ti.
Mi pregunta es: Me podrías indicar cómo haces tu esos enlaces en otro blog o en otros blogs?
A mi me gustaría aprender a hacer esos enlaces de mi blog cuando estoy leyendo otros blogs.
Gracias por tu ayuda.
Aquí te dejo mi blog:
http://deseosderebecca.blogspot.com
Un saludo cordial^^